Ozonoterapia ZaragozaEl ozono usado en medicina está formado por un 5% de ozono natural y un 95% de oxígeno. La ozonoterapia consiste en la aplicación de esta mezcla de ozono-oxígeno con fines terapéuticos.

Nos basamos en diversos estudios clínicos, en la medicina basada en la evidencia y en nuestra propia experiencia para asegurar que la ozonoterapia tiene efectos beneficiosos para el organismo. Es un excelente antiinflamatorio, analgésico, germicida-antiséptico, antioxidante, revitalizante, oxigenante y regenerador.

La ozonoterapia es un tratamiento empleado en toda Europa pero sus principales precursores son Alemania, Suiza y Austria. El ozono con fines terapéuticos comenzó a utilizarse en Alemania por el Dr. Wolff, durante la  Guerra Mundial, como desinfectante de las heridas de guerra. En los últimos años su uso ha proliferado en las mejores clínicas de España.

En la actualidad su utilización se extiende a numerosas enfermedades, obteniendo muy buenos resultados en el tratamiento de las hernias lumbares, cervicales y dorsales, artrosis, úlceras varicosas, pie diabético, neuralgias y migrañas, entre un largo etcétera.

Propiedades del ozono:

  • Acción bactericida, antivírica y fungicida.
    El ozono tiene una alta capacidad desinfectante, por lo que es muy útil aplicarlo directamente en heridas y úlceras infectadas. Tenemos una amplia experiencia en tratamientos de úlceras hipertensivas, pies diabéticos, retardos de cicatrización, etc. Así mismo, es útil en otras enfermedades como hepatitis víricas, herpes zoster o vulvovaginitis de repetición entre otras patologías, para las que los tratamientos convencionales no siempre aportan respuesta o para complementar el efecto de los mismos.
  • Acción oxigenante y revitalizante.
    El ozono aumenta la capacidad de la sangre para transportar mayor capacidad de oxígeno a todo el organismo, mejorando la circulación y las funciones celulares en general. Por ello, es de gran utilidad en todas aquellas patologías que exista un déficit vascular como insufiencias vasculares periféricas, accidentes vasculares encefálicos, hipoacusias y acúfenos de origen vascular, etc.
  • Acción antiálgica y antiinflamatoria.
    Esta acción del ozono es muy útil para tratar todas aquellas patologías que cursen con dolor e inflamación, como puede ser el caso de dolor a nivel cervical, dorsal o lumbar; artrosis de rodilla y de columna; y en procesos generales como fibromialgia, artritis reumatoide, etc.
  • Efecto inmunomodulador.
    El ozono, según la dosis en la que se use, es capaz de estimular las defensas inmunológicas del organismo en pacientes inmunodeprimidos o de controlar las reacciones inmunológicas exacerbadas que aparecen en las enfermedades autoinmunes.